La gastronomía también tiene mucho que decir en lo que respecta a la industria turística española

La gastronomía también tiene mucho que decir en lo que respecta a la industria turística española
5 mayo, 2020

El turismo es uno de los baluartes de la economía española como seguro que bien sabéis todas las personas que os disponéis a leer este artículo. La verdad es que lo que solemos pensar, con mucha razón, es que el clima es el responsable de que esto sea así. Solo hace falta ver cómo están las localidades de la costa mediterránea durante los meses de verano para saberlo. Desde luego, es evidente que el clima es un factor determinante a la hora de atraer más y más turistas hasta nuestro país. Pero no es la única manera de hacerlo.

La verdad es que tenemos que tener en cuenta otra serie de factores a la hora de valorar qué es lo que atrae a los turistas hasta el interior de nuestras fronteras. Uno de ellos es la historia de nuestro país, que es capaz de llamar la atención de propios y extraños. Y otro de ellos es el que tiene que ver con la gastronomía, que ha puesto a España como una referencia en todo lo que tiene que ver con la alimentación y la calidad de los productos de su tierra.

Una noticia que fue publicada en el portal web Hosteltur informaba, en marzo del año pasado, que el turismo gastronómico había incrementado la aportación a la economía española puesto que el gasto medio en las propuestas culinarias era de 246,5 euros. Además, son los turistas de Latinoamérica los que más presupuesto le dedican a este tipo de propuestas, algo que celebramos y que pone de manifiesto la relación y el vínculo que existe entre nuestro país y los países de habla hispana. Este dato es para celebrar, y mucho.  La verdad es que no es para menos.

De hecho, el portal web del diario ABC informaba de que el turismo gastronómico es mucho más que sentarse a la mesa puesto que es considerado como una verdadera experiencia. La noticia apunta, además, que son más de 8 los millones de personas que acuden hasta el interior de nuestras fronteras en busca de esas experiencias, un dato que no cabe la menor duda de que es positivo y que deja claro que es evidente que somos una referencia no solo a nivel europeo, sino a nivel mundial, en este sentido. Ha quedado demostrado en más de una y más de dos ocasiones.

Nos encontramos en un momento en el que la gastronomía española vive uno de sus mejores periodos. Su valoración por parte de la comunidad internacional ha crecido de un modo exponencial y la verdad es que, por ejemplo, eso se ha notado en lo que respecta a productos como el café y todo lo que tiene que ver con nuestra bollería. Así nos lo han comentado los profesionales de una entidad como El Molí Pan y Café, que ha sido testigo de cómo ha ido aumentando la cantidad de personas que han apostado por conocer de primera mano el café y los bollos españoles. Además, los profesionales de esta entidad nos han confirmado que, a su vez, las industrias dedicadas a la elaboración de estos productos han multiplicado su producción de un tiempo a esta parte.

Conviene promover este tipo de turismo en mayor medida

Lo que nos parece importante, una vez llegados a este punto del artículo, es hacer mención a la necesidad que tiene este tipo de turismo de recibir una ayuda superior por parte del Estado y de cada comunidad autónoma. Desde luego, desde estos organismos se está promoviendo mucho el turismo de sol y playa, que es una modalidad que por supuesto debe seguir recibiendo todo tipo de ayudas porque genera una gran cantidad de beneficios. Pero no cabe duda de que incentivar el turismo gastronómico es una de las mejores maneras de apostar por nuestro país y por su gente.

Y es que esta modalidad de turismo ha generado una gran cantidad de buenas noticias en el interior de nuestras fronteras. A nadie le cabe ninguna duda. Es cierto que hay zonas en las que se nota más que en otras, pero la verdad es que todas las provincias de nuestro país tienen algo de mucha calidad que ofrecer a todas las personas que las visitan para conocerlas más en profundidad. De eso no le cabe duda a ninguna de las personas que viene a conocer España.

Vivimos en un país en el que no cabe la menor duda de que el turismo ha tenido una influencia directa en la vida cotidiana y en la economía. Por eo hay que incentivar todas y cada una de las industrias que tengan que ver con él. Y, desde luego, en eso todavía nos queda margen para la mejora. En lo que tiene que ver con nuestra gastronomía, desde luego nos quedan muchas cosas por hacer. Y es que está claro que esta es una de las cuestiones que más y mejor definen a un país como lo es el nuestro.