Convierte tu jardín en un espacio para todo el año

Convierte tu jardín en un espacio para todo el año
13 enero, 2020

Cada vez son más las personas que, al adquirir su vivienda, tienen como requisito indispensable la incorporación del jardín al espacio colindante de la misma, pues conocen los innumerables beneficios que aporta un terreno natural dentro de su hogar en el que alejarse de la realidad circundante. El elemento del jardín cumple la misma función para estas personas que el propio hogar, pues ambos espacios cumplen la función de refugio aunque la casa sea un espacio de acogimiento y el jardín, en cambio, un ámbito de bienestar y de mimetización con la naturaleza.

Es cierto que otorgamos, aun teniendo jardín mucha más atención a nuestra casa, pues es el espacio que ha de cubrir nuestras necesidades primarias: un techo y una estructura que nos proteja de las inclemencias del tiempo, zonas de descanso como son el dormitorio, el salón o una sala de estar, una cocina donde preparar nuestros alimentos y un servicio para asearnos. Es por todo esto que prestamos mucha atención a estos espacios, amueblándolos y decorándolos a nuestro gusto con la intención, no solo de personalizarlos, sino también de convertirlos en un lugar en el que deseemos permanecer por mucho tiempo. Consecuencia de todo esto es también que, pasado el tiempo, deseemos realizar algunas reformas en nuestra casa, cambiando algunos muebles o renovando ciertas estructuras como el suelo o las paredes, adaptando de nuevo nuestra casa a nuestros gustos y necesidades, como pueda ser la ampliación de la familia o simplemente la necesidad de un cambio en nuestro entorno. Sin embargo y como decíamos antes, si nuestro hogar contiene también un jardín colindante a la vivienda, debemos prestar mucha atención a sus cuidados, elementos decorativos, muebles y también, en el caso de poseerla, a la piscina.

Si cuidamos nuestro jardín durante todo el año y no solamente los meses más calurosos durante las estaciones de primavera y verano, podríamos obtener un espacio en el que pasar también mucho tiempo durante el otoño y el invierno, sólo habría que adaptarlo al uso que quisiéramos hacer del mismo, pero siempre atendiendo a la premisa de que ha de resultarnos un lugar muy agradable al que acudimos para tratar de evadirnos de la rutina y relajarnos rodeados de la paz que nos aporta la naturaleza. Es por esto que, si cuidamos los detalles y la decoración de nuestro jardín, así como la piscina y sus alrededores, conseguiremos ese lugar tan especial con el que disfrutar todo el año.

El jardín puede ser tu espacio favorito tanto en verano como en invierno.

Algunos elementos de nuestro jardín que debemos de cuidar durante todo el año son el césped, recortándolo con cierta frecuencia y arrancando las malas hierbas. Las plantas que decoren algunas de sus partes estarán siempre bien podadas y sus flores bien regadas. Los muebles y la decoración se guardarán en una habitación interior de la casa o en el garaje los días de lluvia o, si poseemos un porche, entonces los cubriremos para resguardarlos de las inclemencias del tiempo. La piscina, por su parte, será vaciada o cubierta con una lona los meses en los que decidamos que no la utilizaremos. Una alternativa si nuestro jardín se emplea con frecuencia durante todo el año, es la de contratar los servicios de alguna empresa de cubiertas que nos pueda ofrecer una gran variedad de estilos y tamaños para escoger el que mejor se adapte a nuestros gustos y necesidades. La empresa Cupoola ofrece soluciones ambientales para nuestra piscina, esto es, una cubierta que se sintonice a la perfección con el resto del jardín además de buscar siempre los máximos estándares de calidad y de estética en cada detalle, desde la elección de los materiales al diseño de la estructura, ofreciendo así un servicio personalizado y a la medida del presupuesto de cada cliente. Otro elemento que tendremos en cuenta a la hora de decorar nuestro jardín será la iluminación. Lo ideal es repartir las zonas de luz para ofrecer varios ambientes, desde una luz tenue que invite al descanso, otra un poco más nítida para la lectura, más fuerte para ganar visibilidad o unas guirnaldas de luces decorativas.

Sea como sea nuestro jardín, lo cierto es que se trata de un espacio siempre apacible y en el que nos sentimos tan acogidos y resguardados como en el resto de nuestra casa. Es por ello que, aunque nuestra casa siempre será nuestro lugar predilecto para pasar nuestro tiempo de descanso y lo cuidemos con esmero, quien posea jardín posee también su propio paraíso, por lo que no ha de descuidarse en absoluto este espacio.