La industria vitivinícola en Alicante

La industria vitivinícola en Alicante
23 octubre, 2020

La provincia de Alicante ha estado ligada a la producción del vino desde la antigüedad, tal y como lo demuestran los restos arqueológicos encontrados en las excavaciones realizadas en la zona del Marquesado, donde se han hallado ánforas vinarias e incluso restos de una fábrica de ánforas o el yacimiento arqueológico de Benimaqua de Denia, donde se encuentra el lagar más antiguo de la península ibérica y uno de los más antiguos de Europa.

Tal éxito llega a alcanzar los caldos de esta comarca que se dice que es un vino con “denominación real” pues tanto cardenales como reyes o ilustres escritores prestan testimonio de su fama y excelente valoración. Tal es la producción de esta provincia durante el siglo XIX, su época de esplendor, que prácticamente todos los pueblos tenían superficies dedicadas a su cultivo, creándose en Cocentaina la primera estación enológica de España y en el año 1932 se crea la “Denominación de Origen Alicante”, que en la actualidad abarca una superficie inscrita de 10.490 hectáreas, con 40 bodegas certificadas inscritas en su localización geográfica que comprende ocho comarcas en la provincia de Alicante y una pequeña zona de la provincia de Murcia.

Estas comarcas de las que os hablamos son: Vinalopó Alto, Vinalopó Medio, Vinalopó Bajo, Alicantí, L`Alcoiá, El Comtat, La Marina Baja y La Marina Alta, distribuyéndose la superficie de la siguiente forma un 58 % en el Vinalopó Medio, un 30 % en el Vinalopó Alto, un 7 % en la Marina Alta y el resto se reparte entre las restantes comarcas, las cuales se caracterizan por tener un clima continental, seco y de pocas precipitaciones en el interior y un clima húmedo y mediterráneo en las zonas de costa, sobre todo en la zona de la Marina Alta, donde los viñedos se benefician todos los días de la brisa del Mediterráneo. En la Marina Alta, una de las bodegas más importantes es Bocopa, reconocida en 2002 como la mejor industria agroalimentaria de la Comunidad Valenciana, y que cultiva la uva Moscatel de Alejandría, una variedad de maduración rápida y óptima con la que produce su famoso vino blanco Marina Alta, el dulce de Moscatel Sol de Alicante y el Marina Espumante.

Un dicho popular dice que hay un vino alicantino para cada tipo de consumidor, lo cual es un fiel reflejo de la diversidad de climas, suelos y comarcas que entran dentro de esta denominación de origen, pero también es debido a la gran variedad de uvas autorizadas que acoge, lo que da lugar a las diversas clases de vinos:

  • Blancos: Los principales son los de moscatel. Las uvas blancas autorizadas son airén, merseguera, moscatel de Alejandría, chardonnay, sauvignon blanc, macabeo, subirat parent, planta fina y verdil.
  • Tintos: El más característico de esta tierra es un vino de monastrell, si bien están también autorizados la garnacha tintorera o alicante – bouschet, garnacha tinta o gironet, tempranillo, bobal, el cabernet sauvignon, el syrah, el merlot, pinot noir y petit verdot.

Como dato orientativo de la producción que está experimentando esta denominación de origen podemos centrarnos en el año 2018, una añada con una calificación de muy buena, en la que se han recolectado 30.493.442 kilos de uvapara vinificación. Desde el año 2000 hasta la actualidad las mejores añadas, las que han obtenido la calificación de excelente, han sido 2006, 2008 y 2016.

El corcho es el alma mater de la botella de vino, es el guardián perfecto de la joya líquida que contiene. El corcho es ese material humilde con unas excelentes propiedades que lo convierten en el tapón idóneo e inseparable de las botellas de champán y de todos los vinos. Entre sus cualidades se pueden destacar las siguientes:

  • Es ligero. El 88 % de su volumen es aire.
  • Es elástico. Puede comprimirse hasta casi la mitad de su longitud sin perder su flexibilidad y recupera su forma y volumen inicial en cuento deja de presionarse.
  • Es impermeable a líquidos y gases. Su resistencia a la humedad le permite envejecer sin deteriorarse.
  • Presenta una gran adherencia, lo que dificulta su deslizamiento.

¿De dónde proviene el corcho?

El corcho proviene de la corteza del alcornoque (quercus suber), un árbol muy longevo y con una madera durísima. Los principales países productores a nivel mundial de corcho son Portugal y España. Dentro de nuestro país la producción de corcho se localiza fundamentalmente en tres Comunidades Autónomas, Andalucía, Extremadura y Cataluña, con una superficie total de 506.000 hectáreas de alcornocales que representan el 25 % del total mundial, de donde se extraen unas 88.400 toneladas de corcho aproximadamente.

Deja una respuesta