Miles de españoles deciden cambiar bañera por plato de ducha

Miles de españoles deciden cambiar bañera por plato de ducha
22 enero, 2020

Una de las reformas que más se abordan actualmente es el cambio de la bañera por un plato de ducha y como no es una obra importante, se puede hacer en cualquier momento del año, aunque el verano es un magnífico momento, pues vas a tener más tiempo libre a la hora de pedir presupuestos para poder hacer dicha modificación. En este sentido, la reforma es bastante asequible, pudiendo hacerse en un único día, por lo que en caso de que pienses en cambiar la bañera por un plato de ducha, vas a lograr que el baño parezca el doble de grande y será muchísimo más cómodo el poder acceder, en especial para las personas de avanzada edad.

¿Cómo es el cambio de una bañera por un plato de ducha?

En Banospacio creen que los clientes cuando van a pedir presupuesto por el cambio de la bañera por un plato de ducha deberían ser más conscientes del trabajo que conlleva para valorarlo y controlarlo debidamente.
Vamos a dar un repaso breve de lo que se realiza:
• Debe quitarse la grifería y el desagüe de la bañera. No hay que olvidar que es necesario cerrar la llave de paso.
• Se debe repicar el faldón de la bañera y la línea existente de azulejos que linda con ella
• Proceder a quitar la bañera
• Se quitan el resto de azulejos
• Preparamos el suelo con una solera que lo que hará es recibir una lámina impermeable, además ahora incluso existen con desagüe incorporado, lo que irá mejor para poder evitar una ejecución errónea en las duchas de obra
• Colocamos el plato de ducha o lo alicatamos, en el caso de que se haga ducha de obra y la válvula sifónica en el caso de que no la tenga ya. Adquiere gran importancia su colocación para evitar así malos olores.
• Modificamos la instalación de grifería para poder colocarla a la altura de la ducha
• Alicatamos las paredes
• Colocamos la nueva grifería
• Colocamos la mampara
Algunas ideas para el cambio de bañera por plato de ducha
Plato de ducha
Se puede elegir por la instalación de un plato de ducha de cerámica que es la solución más barata, acrílico (la más resistente) o de resina (que son las que parecen hechas de piedra natural)
Alicatado
En el caso de que desees que la reforma del baño quede realmente bien, siempre es bueno quitar todas las baldosas de donde se vaya a situar el plato de ducha. Sí que es verdad que a la hora de ahorrar pueden colocar los azulejos donde se encontraba la bañera, pero no es la solución mejor en lo estético.

Grifería
Se puede decir que más que un elemento de carácter estético, la elección de la grifería que más te guste es algo en lo que interviene saber cómo te gusta ducharte. En el caso de que te guste la sensación de como si te estuviese lloviendo, lo mejor es ponerse una alcachofa de techo. Si prefieres más la presión, lo mejor es descartar totalmente esa clase de solución.
Mampara
Este elemento es de lo más importante cuando se quiere hacer la reforma del cambio de bañera por un plato de dicha. Si contabas con mampara, no vas a poder aprovecharla. Vas a poder elegir mamparas totalmente transparentes, que darán a tu baño esa sensación de tener una amplitud mayor o también pueden ser traslúcidas para ganar intimidad en el caso de que el baño sea compartido o tenga motivos originales.
Nuevos tiempos, nuevas necesidades
Los tiempos cambian y ahora parece que las bañeras han pasado por varios motivos a no ser demasiado deseadas. Ocupan mucho espacio y después se necesita mucho agua para poder llenarla un baño. Si además sumamos lo complicado que es acceder a ellas a partir de una determinada edad, se completa un panorama que aconseja mejor optar por otra alternativa mucho más cómoda como es la de un plato de ducha, que es más segura y bastante más económica.

Todo esto ha hecho que estén ganando el terreno en la construcción nueva, pero especialmente en las reformas en las casas, donde se puede ver claramente como el número de hogares que optan por la solución del cambio a plato de ducha ha ido creciendo sin ningún género de dudas.
No es una obra especialmente difícil, pero en el caso de que tengas dudas, lo mejor es optar porque los profesionales se encarguen de ello, lo que dará como resultado una obra perfecta y que podrás aprovechar, además de reducir el consumo de agua cada vez que te duches.