La logística ya no solo piensa en la carretera

La logística ya no solo piensa en la carretera
17 octubre, 2019

La logística es una de las piezas fundamentales de nuestro día a día y es que con el paso de los años ha ido ganando una importancia cada vez mayor que hace que actualmente ya sea fundamental para el transporte de todo aquello que necesitan las empresas y los usuarios. Una demanda de servicios que cada vez es mayor y que viene motivada por la globalización, puesto que ahora ya no compramos, o lo hacemos en menor medida, en los negocios de cercanía, los que tenemos al lado de casa, sino que optamos por pedir los productos a cualquier parte del mundo, ya que confiamos en que en pocas horas estén en nuestro hogar. Así, aunque la logística lleva existiendo toda la vida para abastecer las necesidades de las empresas, lo cierto es que ahora es necesario que las empresas tengan complejas redes para que nada falle y, con ello, poder entregar todos los productos en plazos de tiempo que, en ocasiones, parecen sacados de películas de ciencia ficción. Y es que ya no hablamos de días de entrega, ni siquiera de 24 horas, sino que, en algunos casos, estos envíos se realizan en menos de dos horas desde que lo solicita el cliente y hasta que llega a su domicilio.

Estos cambios de tendencia hacen que la logística ya no solo piense en la carretera como su primera forma de movimiento y es que el volumen de trabajo es cada vez más alto. Por ello, solo las compañías logísticas que sepan afrontar los nuevos retos serán las que consigan tener un futuro más próspero y mejor, económicamente y empresarialmente hablando. Así, una de las compañías que mejor ha explorado otras vías de comunicación para servir a sus clientes es Grupo Caliche, de ahí que os la recomendemos y es que esta empresa ha trabajado para tender puentes no solo por carretera, sino que también por mar y aire, lo que la ha convertido en uno de los mejores socios logísticos para todas aquellas compañías que quieran desarrollar sus modelos de negocio también en el extranjero.

Además, más allá de estas soluciones, existen otras como la que se está implantando en Alemania, Estados Unidos o Suecia y que es la autovía eléctrica o eAutovía, la cual tiene un funcionamiento similar al de los trolebuses y sirve para que los camiones se puedan desplazar por la red viaria sin consumir combustibles fósiles. De este modo, todos los camiones que circulan por ella, aunque lo puede hacer cualquier vehículo sin conectarse, cuentan con un pantógrafo el se extiende al llegar al tendido y se conecta a la catenaria para recibir la electricidad que pasa por ella, de tal forma que mientras discurra por ese carril puede apagar el motor de combustión, con el ahorro que ello supone. Además, esta tecnología no necesita que el camión pare o que aminore la velocidad para conectarse, sino que lo puede hacer circulando a la velocidad normal de la vía y con total seguridad. Además, en caso de tener que cambiarse de carril para adelantar, tan solo basta con desconectar el pantógrafo y podrá realizar la maniobra sin ningún tipo de complicación. Es por ello por lo que esta tecnología se está empezando a extender y es que las soluciones de movilidad que ofrece son realmente interesantes para las empresas logísticas, puesto que supone un ahorro considerable de costes, ya no solo de mantenimientos del motor de combustión, sino que también de los derivados del ahorro de combustible al circular por esas vías. Así, las empresas que lo están desarrollando tienen previsto alcanzar nuevos acuerdos en un futuro próximo para llevar esta nueva forma de conducción a más carreteras del mundo.

Los trenes, la otra opción terrestre

La red ferroviaria es, sin duda alguna, la mejor opción para el desplazamiento de mercancías de forma terrestre y es que en ella no se encontrarán atascos ni problemas derivados del estado de la circulación. Sin embargo, uno de los motivos por los que no está extendido este tipo de movilidad en nuestro país es porque todavía no existe una liberalización del sector que permita abaratar los costes y, con ello, crear competencia entre las operadoras para los movimientos de mercancía. En otros países de Europa, las compañías logísticas más punteras como DHL poseen sus propios trenes en los que transportan los diferentes pedidos, sin embargo, en España esto es todavía impensable. Aunque bien es cierto que dentro de poco dejará de ser un sueño y se convertirá en una realidad que haya nuevos operadores, tanto de viajeros como de mercancías.