Sin categoría
1 abril, 2014

La industria tiene como objetivo primordial transformar las materias primas en productos  elaborados, empleando para ello la mano de obra y maquinaria pertinentes.

Sin desarrollo industrial no puede haber servicios y la economía nacional no puede avanzar.

Con la venida de la Comunidad Económica Europea, los países del sur de Europa han visto descender su economía peligrosamente. Son muchos los motivos que lo propiciaron: el aumento de la población en estas zonas, la incorporación del euro y la globalización son los motivos fundamentales.

Aunque no se trata de un asunto fácil, la prioridad para nuestro país debería ser impulsar la industria. Parece que nuestra economía se orienta hacia la exportación, por tradición histórica y por posición geográfica estratégica, sin embargo, no parece que estemos trabajando mucho en ello.

Desde Empresas Industriales queremos dar un empujón a las industrias nacionales de alta calidad y largo recorrido.

España juega en desventaja en comparación al resto del continente europeo. La autarquía y el nacionalismo que experimentó durante veinte años la hicieron poco proclive al avance y las innovaciones. Este país siempre se ha caracterizado por tener una mayor demanda en el consumo (tanto nacional como internacional) que producción y base industrial e innovadora.

Una excepción ha sido siempre el sector eléctrico, que ha supuesto el motor esencial de la industrialización, seguido con posterioridad por los sectores metalúrgico, textil y químico.

Con la liberación del comercio exterior se abra un comercio exterior que facilita la entrada de capital extranjero que comienza a financiar la industria.

Los sectores conservero y papelero impulsan aún más la economía, y la banca va a suponer la gran financiación de la industria a medio y largo plazo.

En 1975 España entra en un proceso de desindustrialización, debido a la crisis económica y a la transición política. Hasta los años ochenta no se comienza el proceso de reconversión industrial, en la que la lenta reacción del poder político marcará la pauta del atraso al que siempre se ve cometida España.

Actualmente se está siguiendo por parte del Estado una política de ayuda a la reindustrialización para impulsar adaptación a las mejoras tecnológicas, apoyar la creación de infraestructuras técnicas y el arranque de iniciativas, ampliando cada vez más las regiones nacionales a las que cubre esta actividad.

En Empresas Industriales queremos aportar nuestro granito de arena dedicando un espacio a aquellas empresas españolas punteras en la industria, bien por su trayectoria como por su innovación o proyecto, ejemplificando con casos de éxito y dando a conocer nuestro trabajo fuera de nuestras fronteras.

Deja un comentario