El aluminio en la arquitectura

El aluminio en la arquitectura
17 mayo, 2018

Seguro que estás acostumbrado a poner en los crucigramas que el símbolo del Aluminio es Al. ¿Verdad? Pero este elemento de la tabla periódica es algo más que dos letras, es sin duda un elemento fundamental en el día a día. Hoy queremos hablar de la importancia que tiene el aluminio en las construcciones.

Historia

El aluminio se utilizaba en la antigüedad clásica en tintorería y medicina bajo la forma de una sal doble, conocida como alumbre y que se sigue usando hoy en día. En el siglo XIX, con el desarrollo de la física y la química, se identificó el elemento. Su nombre inicial, aluminum, fue propuesto por el británico Sir Humphrey Davy. A medida que se sistematizaban los nombres de los distintos elementos, se cambió por coherencia a la forma aluminium, que es la preferida hoy en día por la IUPAC debido al uso uniforme del sufijo -ium.

Cualidades

El aluminio es un material que tiene una gran presencia en la arquitectura actual, y de manera especialmente visible en sus fachadas. Estas son algunas de sus ventajas.

El aluminio es muy ligero, sobre todo si lo comparamos con otros materiales como el acero. Para la fabricación e instalación de andamios es perfecto, ya que las piezas independientes cuentan con un peso muy ligero sin comprometer su resistencia.

El aluminio es un elemento que dura mucho y que sobrevive a la corrosión. Es muy utilizado para acabados exteriores de edificios. Independientemente de las condiciones que deba soportar, el aluminio apenas notará el efecto de la corrosión. aluminiosfranco.es

El aluminio es muy maleable. Es perfecto para diseñar estructuras, muchas de ellas se realizan a base de aluminio precisamente por esta característica. Algo que se puede ver en la empresa Aluminios Franco, que usa este material en muchas construcciones ya que tanto a nivel estético como técnico, están orientados a satisfacer las más altas exigencias del sector.

Por este mismo motivo, el aluminio se utiliza bastante, especialmente la arquitectura contemporánea, para rematar fachadas estructurales y acristalamientos. El aluminio se fija perfectamente a la estructura y es el material perfecto para actuar como marco en apliques con vidrio.

Además de la propia construcción, el aluminio se utiliza en muchas de las herramientas y estructuras necesarias para la propia construcción del edificio, una clara muestra son los andamios de aluminio.

Mucho menos conocida es su propiedad para estar en todo tipo de acabados, de esta manera podemos obtener detalles de aluminio de imitación a madera, anodizados, lacados en diferentes colores, etc.

Reciclable

También es poco conocido pero una de las características por la que más se usa el aluminio en la construcción es por sus posibilidades para ser reciclado, de hecho este material es 100% reciclable y su tasa de recuperación en el sector de la construcción llega a ser hasta del 95%, un porcentaje muy alto si lo comparamos con otros materiales similares, ampliamente utilizados para la construcción de edificios. De ahí que ahora mismo haya muchos estudios y ya se le denomine como el metal verde.

Para producir aluminio se usa principalmente energía hidroeléctrica, una fuente de energía renovable.

Reciclar aluminio supone un ahorro de energía del 95%, ya que la energía utilizada para refundir aluminio es tan sólo el 5% de la necesaria para la producción de aluminio primario, lo que conlleva obviamente un beneficio ecológico, y mayor rentabilidad desde un punto de vista económico.

El aluminio es un residuo de fácil manejo, ligero, no se rompe, no arde y no se oxida, es fácil de transportar.

Afortunadamente el aluminio es uno de los elementos más abundantes de la corteza terrestre (8 %) pero también uno de los metales más caros en obtener. La producción anual se cifra en unos 33,1 millones de toneladas, siendo China y Rusia los productores más destacados, con 8,7 y 3,7 millones respectivamente. Una parte muy importante de la producción mundial es producto del reciclaje. En 2005 suponía aproximadamente un 20 % de la producción total. En España, en los últimos 40 años la comarca de Padrón se ha convertido en el centro neurálgico del extrusionado -transformación- de este material en España. Galicia se ha posicionado como líder indiscutible en el sector. De esta pequeña zona salen casi la mitad de las 350.000 toneladas anuales que se producen en España.