Sin categoría

Hormigón Impreso para los suelos de naves industriales y fábricas

Hormigón Impreso para los suelos de naves industriales y fábricas
17 diciembre, 2015

Las fábricas e industrias españolas se están viendo últimamente en vueltas en una serie de reformas que parece que han venido prácticamente a la vez. Muchas de ellas fueron creadas en fechas similares y la calidad de los suelos no era la misma, antes y ahora. Una de las soluciones que están aportando mejores resultados, tanto a nivel económico como de eficiencia, con los suelos de hormigón. Desde Blog de Empresas Industriales queremos recomendar esta  empresa especializada en hormigón impreso en Madrid.

No es complicado encontrar empresas que se dediquen a este tipo de actividad pero sí lo es encontrar a una que cuya eficiencia, eficacia y precio vayan en sintonía. Obras Hormigón Impreso Madrid es una empresa consciente de que su mejor baza es ofrecer grandes resultados finales a precios asequibles y lo consigue ajustando al máximo el presupuesto.

Los beneficios de pavimentar el suelo con hormigón impreso son muchos porque ofrece un resultado estético óptimo al tiempo que soluciona problemas estructurales de la nave o fábrica a reformar ya que hablamos de un material muy resistente, agradable y duradero. Se puede aplicar en todo tipo de espacios porque una de las ventajas es que se puede usar asociado a ciertas armaduras de acero, convirtiéndose así en hormigón armado y consiguiendo la tracción y la flexión necesaria para solventar algunos problemas añadidos.

El hormigón impreso se conoce desde hace más de 30 años pero no ha sido hasta ahora, en  la actualidad, cuando se ha empezado a usar a tan grande escala. AL ser impermeable, soporta el ataque de ácidos y manchas de grasa y aceite, además, puede utilizarse en zonas muy castigadas por el tránsito. Todos estos factores, sumados al casi nulo mantenimiento, explican que triunfe tanto en naves industriales y fábricas.

Obviamente, ninguna empresa quiere meterse en reformas de estas características aunque estemos hablando de  mejoras necesarias y el motivo es muy sencillo: por muy organizada que se quiera hacer dicha reforma siempre habrán unos días en los que la planta, la producción o la nave industrial permanezca cerrada puesto que no se podrá pisar el hormigón hasta su completo secado. Esto trae consigo además algunos días de trabajo extra, todo dependiendo del tamaño de la fábrica, puesto que antes de que los técnicos especialistas vayan a extender el hormigón en el suelo se habrán tenido que sacar máquinas, muebles y cualquier otro objeto que pueda permanecer en esa estancia. En ocasiones, la maquinaria pesa toneladas y moverla ya es de por sí toda una odisea y aquí estamos hablando de moverla dos veces, una para sacarla y otra para volverla  a poner en su sitio una vez hayan cavado el trabajo.

La mejor opción es utilizar días libres de vacaciones de los trabajadores para llevar a cabo la reforma. Pensemos, por ejemplo, en estas próximas fechas vacacionales de navidad. Si la fábrica aprovecha para cerrar entre el 26 y el día 30 y dar esa semana de vacaciones a sus trabajadores tenemos ahí cuatro días hábiles que pueden ser utilizados para instalar el hormigón impreso pero antes, en los días previos (22, 23, 24) se habría tenido que dejar limpia toda la nave. De este modo, a la vuelta de las vacaciones navideñas, ya sea el día 2 o el 7, lo primero que habría que hacer es recolocar todo en su sitio para comenzar de nuevo con la rutina laboral.

Otra opción es hacerlo en verano si la fábrica cierra algunos días en agosto pero, sea como sea, hay que planificarlo y organizarse correctamente para evitar sorpresas indeseadas.

Deja un comentario